Tendencias en la pintura china

"F. Cheng (1991) considera que han existido tres tendencias en la pintura china, las cuales corresponderían a las tres corrientes del pensamiento chino: la realista al confucianismo, la expresionista al taoísmo y la impresionista al budismo. Según esto, podemos entender que los confucianos, tradicionalistas y conservadores, serían maestros de la representación, excelentes retratistas sobre todo; los taoístas, espontáneos y rápidos, plasmarían la realidad (personajes y paisajes) mediante pinceladas rítmicas, y los budistas tratarían el paisaje delicadamente, averiguando en los matices los distintos estados de ánimo.

La simbiosis entre budistas y taoístas hizo, no obstante, que los segundos captaran los matices y el pulso espiritual del paisaje con la actitud contemplativa de los primeros, mientras éstos aprendían a volcarse al exterior y a entroncar con la naturaleza hallando en sus determinaciones la grave pulsión del espíritu y la sacralidad de lo indeterminado.

Dos tendencias, pues, y no tres: la confuciana, cuya incuestionable maestría técnica es no obstante incapaz de crear modelos, y la metafísica, principalmente taoísta, de la que puede afirmarse que fue la que perfiló los parámentros de la estética china.

Para entender esos parámetros debemos detenernos en la consideración de los dos principios de la ética taoísta: el no hacer (wu-wei) y la espontaneidad (tzu-jan). De la observancia de estos dos principios depende que el artista pueda captar el ritmo del universo, introducirse en él y expresar las relaciones. Entrar en armonía con la ley del Tao es imprescindible; solamente así podrá el artista trazar las líneas que corresponden al movimiento interno de las cosas o describirlas poéticamente. El no-hacer supone un estado contemplativo; la espontaneidad o aseidad exige una mente abierta y despojada. La mente habrá de reflejar, como un espejo, lo que percibe, para luego plasmarlo sin intervención de la memoria reconstructiva, con la inmediatez que el contacto directo con el objeto permite."

La sabiduría como estética. China: confucianismo, taoísmo y budismo. Chantal Maillard